Preguntas frecuentes

Intentaremos aclararte las dudas que te están surgiendo.
¿Qué beneficios ofrece la pedagogía activa?

Durante los primeros años de vida y hasta aproximadamente los 6 años, el cerebro tiene una capacidad enorme de absorber información sin esfuerzo, como una esponja. Por lo tanto, durante estos años de desarrollo tan importante, aportar una educación integral que favorezca el desarrollo del movimiento, artístico, intelectual, espiritual, así como de la propia autoestima, ofrece a la criatura enormes beneficios que le serán útiles para el resto de su vida. Como son; la habilidad de concentrarse, la conquista de la independencia física, habilidad para tomar decisiones y realizar tareas sin buscar la aprobación externa, el amor por descubrir y por aprender.

¿Cómo se evalúa el aprendizaje del niño/a?

No se califica con notas, ya que una nota no es una representación completa de las habilidades que el alumno ha desarrollado.  La principal herramienta de evaluación es la observación, ya que esta representa el proceso personal de cada niñx y su ritmo de trabajo. Tras dicha observación, las guías se reúnen periódicamente con las familias para compartir la evolución de la criatura trimestralmente.

¿Por qué mezclar edades de 2 a 6 años?

La mezcla de edades fomenta la cooperación y el desarrollo de las habilidades sociales y comunicativas. Si bien es cierto que cada niñx trabaja a su ritmo, él/ella mismo/a forma parte de una pequeña comunidad donde aprende a vivir en sociedad y colaborativamente. En muchos casos, lxs niñxs mayores ofrecen ayuda a lxs más pequeñxs y a su vez lxs más pequeñxs aprenden observando a lxs mayores.

Al mismo tiempo, se fomenta el respeto de los derechos de lxs demás, cortesía y gracia, amistad y confianza.

¿Cómo se hace la adaptación del niño?

Respetamos el proceso madurativo de cada niñx teniendo en cuenta sus ritmos y necesidades individuales reconociendo que no hay dos niñxs iguales, por lo que el periodo de adaptación no puede ser el mismo para todxs Nuestra experiencia nos dice que hay niñxs que necesitan una semana, otrxs semanas y otrxs meses. Por tanto nuestra opción es que lxs referentes familiares puedan acompañar a sus niñxs hasta que se sientan segurxs y tengan la iniciativa de lanzarse a explorar en el espacio creando así una relación favorecedora para el aprendizaje.

Para que el proceso de aprendizaje sea vivido con satisfacción es muy importante generar el sentimiento de seguridad en el momento de separación.. Por lo tanto, la PACIENCIA es imprescindible para que la adaptación sea natural.

 Es de vital importancia que el niño tenga la posibilidad de acercarse a su figura de apego durante la exploración del nuevo entorno. Al principio, irá y vendrá con mayor frecuencia hacia su referente (padre, madre, abuelo, abuela…) asegurándose de que está ahí, disponible, atenta a su necesidad de sentirse segurx, para poco a poco ir alejándose durante más tiempo de su referente, irá confiando y conociendo a otras figuras con las que establecer un vínculo seguro, desarrollará autoconfianza y dejará de necesitar la presencia permanente de su referente familiar. Entonces la adaptación habrá llegado a su final. Para ello, existe espacio específico para el/la referente donde lxs niñxs pueden acudir siempre que lo necesiten.

Lxs referentes deben de tener en cuenta que la adaptación puede tener retrocesos, el cual pedirá su presencia junto al niñx de nuevo.

¿Podrá mi hijo/a adaptarse a una escuela convencional más tarde?

Lxs niñxs que a una temprana edad han participado de una pedagogía activa han sido alentados a tomar decisiones, a solucionar problemas y a trabajar independientemente, además de cooperar con lxs demás. Estas habilidades son herramientas que llevará consigo y las aplicará en su futura educación, ya sea esta convencional u alternativa. Además, las habilidades mencionadas hacen que el/la niño/a crezca con una fuerte confianza en sí mismo, la cual le ayudará a enfrentar cambios con buena actitud.

¿Existen límites en la educación activa?

La libertad tiene muchos límites en muchos aspectos, en el sistema social, en el familiar, en el entorno, en la otra persona, en el propio cuerpo. A medida que la criatura crece va conociendo y sintiendo los límites, aprendiendo a autoregularse e individualizarlos. En ese viaje, el/la adulto/adulta “esa otra persona” (cada una con sus límites) le enseña a conocer el mundo a la criaturaa: autoregulándose, recogiéndose, entendiendo, sintiéndose seguro/segura, fortaleciendose…

Los límites son seguros y necesarios para estructurar el marco de los límites. Así, pueden desarrollar una estructura equilibrada.

Los límites se establecen teniendo en cuenta el momento evolutivo. Hay límites de riesgo, sociales, personales y del sistema. Entendiéndolo como el límite que recoge a el/la niñx; autoridad natural (Reich) eso transmite confianza, seguridad y complicidad. Por eso, observamos y escuchamos las distintas maneras de expresarse del niñx: quejas, desacuerdos, enfados, frustraciones, odio… Para que todo esto se pueda dar, las acompañantes también les transmitimos a las criaturas nuestros miedos, sentimientos, límites… para que la relación se vea reforzada. Ponemos los límites desde lo horizontal: Me siento nerviosx al verte jugar ahí. Prefiero que juegues en otro sitio.

En Zapaburu hay límites básicos para mantener el espacio, tanto la convivencia como las relaciones de respeto. Lxs niñxs necesitan la repetición de estos límites, hasta asimilar las reglas sociales:

  • Respeto hacia mi: Demostrar fidelidad a mis deseos y necesidades.
  • Respetar al compañero/compañera: Para que el/la otro/otra no se haga daño, utilizar técnicas de descarga y después expresar las emociones.
  • Respetar la naturaleza y el entorno: Dejar lo utilizado como se debe, y del mismo modo, cuidar el entorno. Admiración y respeto tanto por la naturaleza como por las evoluciones naturales.
¿Cómo se gestionan los conflictos?

Ante los conflictos, observamos sin hacer juicios, se vive como algo natural entre personas que convivven juntxs. No hay culpables, de modo que recogemos igual al agresor y al agredido, con un comportamiento neutro. Acompañando el conflicto mediante la escucha activa, es decir, dando importancia a las vivencias mas que al hecho en sí, escuchando, transmitiendo seguridad, colocandonos a su altura, mirando a los ojos. Así, ponemos sobre la mesa las emociones que están sintiendo en ese momento, propiciando la expresión, la escucha mutua, ejercitando así el camino hacia la comunicación no agresiva. El comportamiento, se regula entre lxs que están presentes en la situación dada, por lo tanto, no 

será nunca idéntica. Aceptamos el

 llanto, ofreciendo la respiración profunda y relajada de la acompañante, poniendo atención, y estando presente sin que el/ adulto/a resulte conmovido. Así, facilitamos la expresión de la emoción antes de racionalizar la situación.

Tenemos que tener siempre en cuenta, que muchas veces lxs niñxs no necesitan la presencia de el/la acompañante para gestionar los conflictos. A menudo son lxs niños/niñas los que resuelven la situación de conflicto o la emoción que ha surgido.

¿Cómo se aprende a leer y a escribir? ¿Y las matemáticas?

Zapaburu está dotado de diferentes herramientas y materiales, así como de acompañantes que tienen el conocimiento y la experiencia para acompañar estos procesos.

El/la niño/a está en un ambiente estimulante en el que se siente atraído por su curiosidad hacia las herramientas matemáticas como de lecto-escritura que están presentes, entre otros. Sabemos que cada criatura es diferente y tiene inquietudes particulares, por lo que cada unx desarrolla la habilidad de la lecto-escritura y del pensamiento matemático a medida que vaya estando madurativamente preparadx y su interés vaya encaminado a ello. Esto no ocurre de un día para otro ya que se trata de un proceso para el que primero se realizan muchas otras actividades. Estas actividades preparan, en el caso de la lecto-escritura, la mano, los refinados movimientos así como de psicomotricidad fina que son necesarios. En el caso del pensamiento matemático, es primordial, pasar por el desarrollo del pensamiento y el razonamiento lógico, tan presente en todas las actividades cotidianas, así como en las relaciones de causa efecto y relaciones seriales para poder llegar al desarrollo de estas dos habilidades.

¿Qué se celebra?

En Zapaburu respetamos el medio-ambiente es por ello que damos la bienvenida a las estaciones. Con este motivo, lxs niñxs deciden qué tipo de celebración quieren hacer y la preparan, invitando a menudo a las familias a ésta.

Damos a la cultura de nuestros antepasados una importancia extraordinaria. Por ello, celebramos los sucesos de cada momento.

Se celebra el nuevo año mediante “el ritual de celebración la vida de M. Montessori”. En este día tan especial se le pide colaboración a la familia.

¿Porqué han escogido las familias Zapaburu?